Garbanzo de Fuentesaúco


 

 Garbanzo de Fuentesaúco IGP

La calidad de estos garbanzos procede no sólo de la variedad autóctona que se siembra desde siempre en la zona, sino también de las características de los suelos, profundos y francoarenosos, bajos en carbonatos y sin apenas salinidad, a lo que se suma un clima adecuado.
Se caracteriza por un tamaño de medio a grande y color cremoso, su pico es curvo y pronunciado y su piel tiene una rugosidad intermedia. Tras la cocción, los garbanzos se mantienen íntegros, la piel se manifiesta blanda y suave, el albumen muy mantecoso y uniforme, siendo muy agradable el sabor que proporciona en el paladar.